• El Uniandino

Una editorial de libros para niños de 0 a 99 años

Ilona Libros es una editorial colombiana e independiente de literatura infantil fundada por Laura Daza y Noelia Fajardo, egresadas del programa de Humanidades y Literatura de la Universidad de los Andes. Su primera publicación “Margarita y las estrellas”, por el escritor bugueño Édison Fierro, es un libro que busca “ser efímero en contacto, pero eterno en recuerdo”. Características que las fundadoras le atribuyen al personaje de Ilona, de “Ilona llega con la lluvia” por Álvaro Mutis. En una entrevista con El Uniandino, Laura y Noelia nos cuentan sobre la apuesta de su editorial.





¿Qué es Ilona Libros?


Laura: Es una editorial de literatura infantil donde hacemos libros para niños de 0-99 años, porque pensamos que la literatura infantil es para todo el mundo y abarca todas las mentes.

Noelia: El libro objeto, es un libro que tú pones en tu biblioteca porque admiras el libro, porque realmente te gusta el libro. Pues todos tenemos esos libros, que son especiales no sólo por su contenido sino también por como son estéticamente.



¿Cuáles son los mayores retos con los que se han enfrentado al hacer literatura infantil? ¿qué necesita la literatura infantil?


Noelia: Es que hay muchos tabús alrededor de la literatura infantil. Como que es dirigida hacia cierto público y nada más, que a veces cataloga mucho la edad.

Laura: Mira, el mayor problema que hemos tenido que afrontar es el prejuicio de los adultos. Porque hay temas que ya se están abordando y que antes eran completamente censurados, temas que las personas aún dicen “es que un niño no puede leer todavía eso”. Entonces como que el adulto quiere mantener ajeno al niño de un mundo real; nosotras queremos justamente eso, hacer literatura real. Obviamente para que los niños vean que el mundo funciona como funciona y no vivan en una burbujita de cristal.

Noelia: Teniendo en cuenta que un libro no le va a mostrar la realidad como tal a un niño, pero el libro es un puente hacia la realidad. Ya sea un libro infantil, o un libro de cualquier tipo de literatura universal, los libros siempre nos están mostrando imágenes de la realidad.



¿Cómo se establece ese puente con la realidad?


Noelia: Pues bueno, hablando de nuestra primera publicación, porque “Margarita y las estrellas” es nuestro primer libro, construir esos puentes no es algo sencillo, porque generalmente cuando uno hace literatura uno tiene que estar conectando la realidad con la fantasía. Entonces siempre hay un límite con el que uno tiene que tener cuidado de que algo que sea real no se vuelva muy fantasioso; pero sin quitarle la fantasía, que en parte es lo más bello que hay en la literatura, el poder fantasear con la realidad.

Laura: Yo creo que el reto de Ilona es poder encontrar ese equilibrio entre magia y realidad.



¿Por qué Ilona?


Noelia: Es un personaje de un escritor colombiano. Nosotras llegamos a ese escritor por la influencia de un profesor que admiramos muchísimo acá en la facultad, Mario Barrero. Entonces vimos a Mutis en un semestre con Mario y eso nos abrió muchísimo las puertas para llegar a tener en cuenta nombres para la editorial. Y un día estábamos hablando de novelas de Mutis y llegamos a “Ilona llega con la lluvia”. Y nos dimos cuenta de que en Ilona vivía una parte de nosotras dos. Nos sentíamos identificadas con el personaje y también con la tenacidad que tiene esta mujer en la novela. Y pues dijimos: “nos gusta, suena bien”.

Laura: Sí, además, Ilona es una mujer que es efímera en contacto, pero eterna en recuerdo. Y nosotras queremos hacer libros que queden siempre en el corazón de las personas. Sabes que un libro uno se lo lee, lo deja ahí y lo vuelve a coger por ahí en diez años o nunca más; pero si tú haces algo tan bueno estética y narrativamente, en una muy buena calidad, siempre lo vas a recordar. Y más, desde mi experiencia con los libros infantiles que fueron tan lindos y que me marcaron el alma y que siempre los voy a recordar. Y eso queremos con Ilona.



¿Por qué les apasiona la literatura infantil?


Noelia: A mi me apasiona mucho por lo compleja que es la literatura infantil y por lo subestimada que está en el campo académico, sobre todo en el universitario. Es algo que uno no ve en la academia, es algo que está aislado ya que es sólo como una ramita de la literatura. Pero pues si uno se pone a analizar realmente cómo funcionan estos libros, tienen diferentes tipos de narración. Está la narración textual, está la narración visual, también está la narración editorial. Entonces, por ese simple hecho de que no se aborde sólo desde un tipo de lectura, me parece que es complejo y por eso me apasiona a mi.

Laura: Yo lo veo desde otra perspectiva más creativa. En el momento que asumí el reto de escribir para niños, vi que la literatura infantil es muy subestimada y que hacer literatura para niños es demasiado complejo. Hay que buscar un equilibrio narrativo, entonces tú tienes que contar una historia sin ridiculizar las cosas, sin ridiculizar los hechos. Pero tampoco puedes complejizar mucho las cosas, porque sino el niño no va a entender. Pero entonces, si tu se lo pones tan fácil al niño tampoco le va a interesar porque no tiene nada que descubrir. Creo que buscar ese equilibrio, ya que uno es un adulto que ya no piensa como niño, es bastante difícil. Entonces para mi el crear literatura infantil me parece que es un reto bastante grande.

Noelia: Y es que lo que pasa con la literatura infantil es que son libros aparentemente muy sencillos, porque abordan temáticas como las emociones, las relaciones simples de papá-mamá, papá-hijo, hermanos o el descubrimiento de un objeto. Entonces son cosas aparentemente sencillas porque están enfocadas en la educación de los niños. Más allá de lo que sean, los libros infantiles tienen un fin educativo. Entonces sentimos que tenemos un compromiso con la educación de los niños de nuestro país. Por ello nos enfocamos a este público, porque los niños son recipientes vacíos, recipientes que vamos a empezar a llenar a una edad temprana. Por ello lo vemos importante.





¿De qué trata Margarita y las estrellas?


Noelia: “Margarita y las estrellas” es la historia de Margarita, una niña que está entre los ocho y los doce años. Para empezar, en el mundo de Margarita no existían las estrellas, el cielo era completamente negro. Ella empezó a tener unas revelaciones oníricas en las que un pájaro azul la visitaba y le hablaba de las estrellas, por lo cual ella empieza a buscar respuestas sobre qué son las estrellas. En parte es una historia sobre la persistencia, de que si quieres algo y te esfuerzas por ello lo puedes lograr; pero, en realidad, su búsqueda de respuestas es más una búsqueda de identidad.

Laura: Sí, realmente Margarita es más un cuento de una búsqueda de identidad y creo que a los niños se les subestima mucho en ese aspecto. Es como que tú vas a encontrar lo que eres sólo cuando seas adolescente, o cuando estés saliendo del colegio y estés entrado a la universidad. Sólo ahí vas a buscar lo que te gusta y quién eres tú. ¡Y eso no es así! Los niños empiezan su búsqueda de identidad desde muy pequeños.

Noelia: Incluso desde el nombre. Desde que uno está en la barriga de la mamá a uno ya le empiezan a buscar una identidad. Empiezan a decir cosas como: Juanita va a ser arquitecta o Juanita va a ser abogada. Desde que ni siquiera uno ha nacido ya le empiezan a imponer una identidad. No hay una libertad para la exploración de quién es uno.



¿Cuál es el proceso para publicar un libro?


Noelia: Pues, este libro tiene aproximadamente ocho meses de trabajo, porque era nuestra primera publicación.

Laura: Y más porque nosotras queríamos que fuera algo totalmente profesional. Y no sé, las cosas fluyeron de una forma mágica y linda. Yo di con el autor, Noelia con la ilustradora. El autor hizo un manuscrito y nosotras le hicimos una propuesta editorial. Como era nuestro primer encuentro con el mundo editorial, entonces decíamos que trabajábamos en tales cosas por tanto tiempo, pero cuando lo volvíamos a leer era un desastre. Y así duramos cinco meses.

Noelia: Hay que tener en cuenta que la universidad, pese a que brinda bases de edición, difiere mucho con la vida real a la hora de editar algo.



¿Ustedes consideran que la carrera y la universidad las incentivó a hacer proyectos como Ilona libros?


Noelia: Pues yo creo que eso es algo más personal. Porque yo me considero más académica, en el sentido no que ame la academia, sino que en la universidad nunca me di el espacio de hacer cosas creativas; pero siempre soñaba con hacer algo creativo. Siempre soñaba con cuándo va a llegar ese momento en que me pongan a hacer a mí un libro o un cuento en el que yo tenga que hacer algo. Siempre me imaginé doblando las hojas de un libro y haciendo los formatos de las cuartillas. Entonces siento que esa necesidad de querer hacer algo como más creativo con las herramientas que a uno le están dando es una cuestión más personal.

Laura: Yo defiendo mucho y le rescato a la universidad los espacios y los talleres que nos dan la posibilidad de acercarnos a esta área creativa. Estos talleres a uno le abren el horizonte de que es posible crear, y es posible crear no cualquier cosa, sino algo muy válido y grande. Entonces si tu sueño es ser guionista y hay un taller de guion que la universidad está ofreciendo ¡pues entonces ya tienes bases! Eso me gusta mucho de la universidad.





¿Están trabajando en más proyectos en este momento?


Noelia: En nuestra segunda publicación, se llama “Siento”.

Laura: De hecho, es un libro que está escribiendo una estudiante de literatura, que queremos un montón, se llama María Paula Portillo. Y bueno, ella es vegana, entonces ella está haciendo un libro álbum a partir de un animal. Y este trata de que los animales sienten, de que a los animales los tenemos que respetar.



Por: Julián Laguna

Fotografías: Natalia Giraldo

Fotomontaje: El Uniandino

0 vistas
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2020 EL UNIANDINO