• El Uniandino

A propósito del Superbowl





El 2 de febrero se va a jugar la edición número cincuenta y cuatro del Superbowl, uno de los eventos deportivos más importantes del mundo. Se enfrentarán los Chiefs de Kansas City contra los 49ers de San Francisco y se especula que más de ciento veinte millones, solo en Estados Unidos, verán el partido por televisión. El año pasado treinta segundos de publicidad costaban alrededor de cinco millones de dólares y el entretenimiento del medio tiempo fue “solamente” Justin Timberlake. Este año el espectáculo del medio tiempo tendrá por primera vez en la historia una artista latina, Shakira, que estará acompañada por Jennifer López. El precio de las boletas para asistir a este súper evento en el Hard Rock Stadium de Miami oscila entre los $3,551 (la más económica) y los $485,750 (la más costosa). Puede parecer curioso que un evento que tiene dimensiones similares a la final de un mundial, de una Eurocopa o de una Copa América, históricamente haya tenido tan poca relevancia en el contexto deportivo colombiano y latinoamericano. En la última década el interés ha ido creciendo, esto gracias a que el acceso a la televisión por cable es más sencillo y canales de los paquetes básicos, como ESPN y Fox Sports, han priorizado en sus parrillas los partidos de la NFL (National Football League). El 2 de febrero, muchos bares y restaurantes de Bogotá y el país tendrán eventos especiales para ver el superbowl, un síntoma de que la afición a este deporte, tradicionalmente gringo, está en aumento.


A pesar de esto, en Colombia son muy pocas las instituciones académicas o deportivas donde se practica el fútbol americano. Las dificultades económicas y de logística que existen son evidentes. El equipamiento de un solo jugador consta de casco, hombreras, camiseta, guantes, pantalón, guayos y protector bucal y genital. Además de que es difícil de conseguir, el precio promedio del equipamiento completo asciende al millón y medio de pesos. Adicionalmente, no existe un escenario en todo el país que cuente con todas las adecuaciones reglamentadas para practicar el deporte (postes de goles de campo y marcas de yardaje). Sin embargo, desde el 2008 existe la Federación Colombiana de Fútbol Americano (FECOFA) una entidad de carácter privado y sin animo de lucro que, a pesar de que no cuenta con el aval de ninguna federación legal afiliada a Coldeportes, se encarga de organizar el torneo nacional de fútbol americano. El torneo cuenta con doce equipos, divididos en dos conferencias, de ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Envigado y Manizales y se disputa entre los meses de septiembre y diciembre. Para este evento se usan las mismas reglas que en la liga universitaria estadounidense de fútbol americano (NCAA).


Uno de los equipos históricos de la liga bogotana son los Búhos UN. Este es el primer y único equipo de fútbol americano en Colombia que está vinculado a una institución académica, la Universidad Nacional. El equipo nació oficialmente en el 2011, gracias a una iniciativa estudiantil y compite en el torneo nacional de FECOFA. A pesar de ser un proyecto universitario, su nomina se ha ido ampliando y cuenta con estudiantes de colegio y profesionales, sin embargo, la gran mayoría de jugadores son estudiantes de la universidad. A pesar de no ser un equipo exclusivo para estudiantes de la universidad el apoyo de la institución fue, y es, fundamental para mantener el equipo a flote. Hoy en día Búhos UN es uno de los equipos más tradicionales de la liga y continúa desarrollando jugadores y participando en el torneo nacional y el torneo Andino.


Al investigar el currículo deportivo de la Universidad de los Andes, se pueden encontrar todo tipo de deportes, desde tradicionales como fútbol o básquet hasta poco convencionales como Tchoukball. Sin embargo, el fútbol americano no se ofrece en la oferta académica. Lo más parecido que se puede practicar es el flag football, un deporte derivado y similar al fútbol americano. Muchos de los equipos que participan en el torneo FECOFA cuentan también con un equipo de flag football.


Brian Bohórquez, estudiante de ingeniería química, jugador en la liga nacional de fútbol americano con los Pumas D.C. y entrenador de flag football en la Universidad de los Andes desde hace dos años, nos contó un poco sobre en qué consiste este deporte: “Flag football es un deporte que nace como una variación del fútbol americano. A diferencia de este, aquí no existe el contacto, por lo cual los jugadores no usan cascos o pecheras. La indumentaria consta de un cinturón al cual se le cuelgan dos banderas a los costados. El balón es el mismo ovoide que se usa en el fútbol americano y los equipos constan de cinco jugadores (en fútbol americano los equipos deben tener mínimo once jugadores en defensa y once en ataque). Como es un deporte que no tiene contacto, el jugador es tackleado cuando un contrario le quita una de sus banderas. Tiene modificaciones en la presión del mariscal del campo, pero el resto de las reglas básicas son muy similares a las del fútbol americano. Los equipos suman puntos en el marcador al llevar el balón a la zona de anotación y deben entregarlo al otro equipo cuando no completan el avance mínimo cada cuatro oportunidades.”


Brian también nos contó un poco sobre cómo ha sido el proceso de este deporte dentro de los Andes y los objetivos que tienen a futuro: “Hace más o menos tres años y medio se creó el curso de flag football como un curso abierto. Hoy en día se ofrece en Banner como un curso de un crédito. A partir de una iniciativa estudiantil estamos buscando abrir una nueva clase de flag football avanzada y así crear una selección. A pesar de que en varias universidades se practica este deporte todavía no tienen competencias organizadas por ASCUN. Es por eso por lo que, desde los Andes, estamos buscando organizar un torneo para darle más relevancia al deporte.”


El fútbol americano puede sentirse aún lejano de la pasión nacional, pero está más presente en Colombia, y en la Universidad de los Andes, de lo que nos imaginamos. Iniciativas en deportes emergentes como el flag football son el primer paso para acercar una pasión americana al corazón criollo. A pesar de ser un deporte emergente y aficionado en el país, gracias al esfuerzo de fanáticos hoy existe una liga colombiana de fútbol americano que pretende desarrollar el talento de los jugadores y fomentar el deporte en todo el territorio nacional. Desde la decanatura de estudiantes y las iniciativas estudiantiles se invita a todos los estudiantes apasionados al fútbol americano a que participen, conozcan y practiquen el flag football.




Por: Luis Alejandro Restrepo

17 vistas
  • YouTube - círculo blanco
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2020 EL UNIANDINO